Se dio una especie de rebelión de vecinos de nuestro confortable y exclusivo conjunto residencial, cuando Mary y su familia se mudaron al lado de nuestra casa (que son tipo dúplex ó sea que están unidas por un costado y son una replica inversa en su diseño del que queda al lado), en que algunos propietarios del condominio no estaban de acuerdo en la llegada de los recientes habitantes del edificio, por una sola y racista razón: Los nuevos vecinos eran negros.

Pero yo estaba listo en su defensa, Ah!!!, es que Mary es mi media hermana por parte de padre quien luego de divorciarse de mi madre e irse a Aruba se casó con una hermosa negra isleña, la madre de Mary. Con mi hermana por extraño que parezca solo teníamos esporádicos contactos personales, nos habíamos visto solo de pequeños, hasta que ella me llamó por teléfono para que le ayudara a conseguir residencia, porque a su esposo lo trasladaba su empresa a nuestra ciudad y casualmente en esa época vendían la casa de nuestro lado, y la negociación se dio.

Desde un comienzo obviamente nuestra familia estuvo apoyando a los nuevos vecinos y parientes junto con otras familias que tenemos una mentalidad mas abierta, les ofrecimos nuestra solidaridad y amistad, a pesar que mi esposa Gabriela es rubia y yo blanco de pelo castaño.

El tiempo nos dio la razón, pues resultaron ser de muy buenas costumbres y su apariencia física era impresionante, Richard era ingeniero de sistemas, un moreno de unos 38 años, 1.80 mts de postura atlética, a quien como a mí nos gustaba correr en las mañanas, lo que hacíamos regularmente, mi media hermana, su esposa Mary, profesora de ingles por las mañanas, una bella morena de 35 años, cabellera larga y lisa ( tal vez por los genes de mi padre que era blanco y de cabello muy liso), con un culo abundante pero parado característico de las morenas, buenas piernas y ligeramente tetona, su hija Kemy es la versión joven de su madre.

Dado que nuestra hija Elena, es fanática de los videojuegos se volvió inseparable de Kemy y se la pasaban pegadas al equipo jugando al regreso de clases. Las familias terminaron de asociarse pues Mary entró al mismo gimnasio que mi esposa Gabriela quien se queja de que su trasero es muy grande y lo conserva duro con rigurosos ejercicios y se lo recomendó a mi hermana que como ya les he comentado “sufre” de lo mismo, por lo que los fines de semana salíamos a comer juntos y cuando trasmitían deportes Richard y yo compartíamos en su apartamento buenas cervezas.

De vez en cuando íbamos a discotecas, eran buenos bailarines y cuando cambiábamos de pareja, sin mucho morbo pero me gustaba sentir los gruesos muslos de Mary rozando los míos sincronizadamente, pero con cierto respeto por lo del parentesco mientras Gabriela que es entusiasta del baile aprovechaba las virtudes para el baile de Richard aunque a veces se pegaba mas de lo debido.

Incluso cuando íbamos a la playa y Mary se colocaba su bikini me causaba cierta inquietud el mirar su pubis abultado y sus tremendas nalgas pero yo lo hacia muy discretamente y con respeto, pero a mi medio cuñado si le gustaba jugar de manos con mi esposa y en ciertos momentos su toqueteo se pasaban de lo conveniente pero como ella es juguetona yo no prestaba atención a que por momentos en juegos con las pelotas de playa por parejas terminaran forcejeando cuerpo a cuerpo en la disputa por el balón, en fin terminamos más como buenos amigos y vecinos que como parientes y por supuesto entrábamos y salíamos con entera confianza de nuestros respectivos apartamentos.

Había pasado cerca de un año de haberse pasado al lado Mary y su familia, y en la práctica eran nuestros mejores amigos y claro compartíamos muchos artículos del hogar, ese día en la mañana me quedé en casa y sin querer dañé una gaveta de la cocina y mi esposa había salido al gimnasio, me puse unos pantalones cortos de trabajo, pero necesité de una herramienta que le había prestado a Richard y entendiendo que su apartamento estaba solo, fui a buscarla, dado que la puerta quedaba sin seguro entré sin tocar y pasé a un pequeño cuarto de herramientas que estaba al lado de la cocina y mientras pensaba donde podía estar guardada la dichosa herramienta, sentí pasos que venían, saqué la cabeza para saludar cuando veo a Mary…..madre mía…. que desnuda caminaba hacia la cocina………. leyendo una revista que traía en la mano!!!!!.

No se daba cuenta de mi presencia, por lo que me impresioné de tal manera que solo se me ocurrió meterme en el cuartito de herramientas y cerrar la puerta de persianas de éste, en silencio, mientras observaba como esa impresionante morena venia hacia mí, cerré la puerta y me quede estático, Mary se colocó de espadas a la puerta, se dio a la tarea de lavar unos vasos, su culo parado me impresionó, las grandes esferas separadas por una raja entre ellas mas oscura que la piel de sus nalgas, y estas sobre unas rotundas piernas de ébano, eran impresionantes, yo no deseaba ni respirar pensando en que me oyera.

Ella seguía en su labor tranquilamente y solo veía su espalda y sus masas traseras que se movían ligeramente, mi verga ni se paraba, después de 5 largos minutos de observar su desnuda espalda, se agachó para acomodar los vasos lavados inclinándose para colocarlos en la parte de abajo y sus nalgas se abrieron, lentamente me agaché, hasta que su culo estaba a nivel de mi vista a menos de un metro de mi cara, vi su raja oscura en un momento se inclinó del todo y un nítido ano de color morado quedó a la vista totalmente, incluso con una pequeña tetilla de carne a un lado del hoyo se notaba, los labios gruesos de su vulva con pendejos negros pero muy enroscados se alcanzaron a ver y entre los pelos se salían los labios menores.

Con esto mi picha ya se había parado olvidando que era mi hermana, media, pero hermana al fin y al cabo, cuando Mary se volteó pude ver sus tetas grandes un poco caídas por el peso, con las aureolas amplias que abarcaban parte de su busto y los pezones oscuros y puntudos, su estomago plano y una vulva que estando de perfil se veía tan abultada que parecía un cojín velludo superpuesto, ver a mi hermana totalmente desnuda caminando desprevenidamente en su cocina es todo un espectáculo.

En un momento bajó su mano a su chocha y deslizó se dedo central por su raja, alcancé a ver que sus labios internos eran largos y sobresalían de los pelos, luego se olió el dedo, ya me tenía bien arrecho la visión pero me daba un miedo terrible que decidiera por alguna razón abrir la puerta del cuartito y yo no tendría explicación razonable que darle, al momento salió de la cocina en dirección a su cuatro y yo aproveché para velozmente salir, torpemente tropecé con una mesa que hizo ruido pero no me detuve, salí tratando de no golpear la puerta muy fuerte e inmediatamente entré a mi casa, cuya puerta está junto a la otra, entré asustado y arrecho. No había transcurrido mas de 2 minutos de mi visión cuando sonó el teléfono.

-”Aló? Aló! pero solo el silencio me contestó.

Pasaron 2 minutos más y el teléfono volvió a sonar, -”Aló, buenos días”, contesté, -” Hola Ramiro, te habla Mary puedes venir a mi apartamento un momento, por favor”. Salí y toque la puerta contigua, “Sigue, está abierta”, contestó Mary.

Entré y ella estaba en bata de levantarse. Con una mirada interrogadora y una leve sonrisa irónica que no sabia interpretar, me dice:

-”Ramiro, me acabo de dar un tremendo susto, alguien entró mientras yo estaba desnuda caminando en la cocina, salió dejando la puerta del cuarto de herramientas abierto, por lo que asumo estaba ahí, me vio totalmente en pelota y luego se fue, ¿tienes idea quien podría ser?”.

Me quedé mudo por un instante, no sabia que responder, -”Bueno… este….no sé…”

Mary vio en mis ojos toda la verdad y dijo,

-”Ramiro no te preocupes dime tranquilamente la verdad, si eres tú no pasa nada, tú eres mi hermano y nuestro mejor amigo, más me preocuparía que fuese alguien extraño, el que me hubiera visto desnuda”.

-”Bueno Mary la verdad, la verdad, es que vine a buscar unas herramientas, no sabia que estuviese en casa pensé que estuvieras en el gimnasio y menos pensé que salieras desnuda, cuando te vi me impresioné y por pena me metí en el cuarto y solo pude salir cuando te fuiste para el cuarto, sé que no es correcto pero no fue del todo intencional”.

Ella me miró sonriendo y me dice: -”Ok, Ramiro que le vamos hacer ya, creo que alcanzaste a ver algo desde donde estabas, pero dime exactamente que viste desde tu escondite.” -”Bueno…yo…Realmente cuando te pusiste de espaldas a la persiana traté de no mirar, pero luego no tuve otra opción que verte las nalgas y la espalda”.

-”¿Solo eso? ¿Pero que hiciste cuando me agaché a colocar los vasos debajo?, Por favor dime la verdad”.

-”La verdad honesta, verte el culo y para ser bien sincero me bajé para verte mejor.” -”Eso no te lo creo, además solo me agaché un poco, no creo que hayas visto mucho, si viste algo especial dime que fue”.

-”Para que veas que no miento te describo lo que vi, tienes los labios gruesos y velludos y en la entrada de tu chiquito tienes una pequeña tetilla de carne”.

-”Oye, que vista tienes pero si me detallaste!… Espero que no hayas visto nada más.” -”Solamente cuando te giraste que vi tus senos y el monte de Venus. Ah, y cuando te metiste el dedo en la raja y lo oliste” -”UUUyyyy, Ramiro, ya no tengo secretos para ti, si me conoces todita, las tetas, el culo, la chocha, ¿que te falta por verme?, Espero no te hayas excitado demasiado”.

-”Realmente, Mary eres mi hermana, pero tienes un cuerpo precioso y tu color de piel es nuevo para mí, eres una negra divina, además tienes una vulva inmensa, no te había imaginado así, al principio el miedo no me la dejó parar, pero cuando te vi el ano y los labios velludos se me paró del todo, te lo confieso y lo que me dejó impresionado fueron tus labios menores nunca vi unos tan largos” -”Como así que tan largos, pienso que son como los de las demás mujeres, de pronto un poquito más porque reconozco que la tengo grande, eso me dice Richard, pero tampoco desproporcionados, por favor que no soy ningún fenómeno.” -”Bueno debe ser que por vértelos tú a diario no ves la diferencia, Gabriela tiene menos de la mitad de los tuyos, ¿cuantos centímetros de largo tienen tus labios?”.

Con la conversación mi verga se ya había parado y los pantalones cortos no disimulaban, Mary bajo la vista y notó como la punta del glande se destacaba claramente por mi erección y que yo no ocultaba, más bien la exhibía.

-”La verdad nunca me los he medido, pero ya dejemos de hablar de mi chucha, mira como se te ha puesto el … pene”, señalando el paquete que se veía entre las piernas, -”además que mi hermano me haya visto en pelotas tampoco es un gran problema, tú no debes comentarlo con nadie y yo mantendré el secreto, voy a terminar de bañarme, que era lo que iba hacer cuando decidí lavar los vasos primero, así que termina de buscar las herramientas que necesites.”

Ya me iba a buscar mis herramientas cuando me llamó y con expresión seria me dijo, -”Bueno ahora que estamos solos necesitamos hablar algo bien serio, algo que he venido aplazando, pero debes tomarlo con calma y prometerme que le daremos el mejor manejo como personas civilizadas”.

Pensé que se refería a su desnudez y mi visita, “No te preocupes ya te dije que nadie sabrá que te vi en cueros y que tienes el mejor culo del vecindario, jejejeej”. Dije tratando de ser gracioso.

Ella sonrió, volvió a ponerse seria y dijo -”Gracias, pero no se trata de eso, es que mi esposo me es infiel… y nada menos que con tu mujer.”. El mensaje fue corto pero impactante.

Le repliqué, -”No te lo puedo creer, Gabriela es incapaz de hacer algo así”.
-”Tú si eres ingenuo, no te has dado cuenta que Richard se culea con Gabriela desde hace tiempo, yo lo se desde hace unos meses pero no puedo probarlo, lo hacen en tu propia cama hasta dos veces por semana y todo lo tienen organizado. Por ejemplo mañana miércoles que debo dar clases, las niñas están en el colegio y tú tienes junta en la mañana, ¿que crees que ocurre? Pues culean a nuestras espaldas, pero necesitamos verlos para confirmarlo y probarlo, así que necesito tu ayuda, pero eso si júrame que no tomarás actitudes violentas.” Le respondí -”Bueno te lo juro, pero necesito comprobar esa acusación, ¿Qué es lo que tenemos que hacer?” -”Tengo un plan para confirmarlo, normalmente culean en tu cama y como nuestras alcobas están unidas debemos perforar el tabique de material y colocar en tu alcoba un espejo especial que permita ver a través de el tu cama.

Yo colocaré en el lado de mi alcoba un cuadro que tape el agujero, así que mañana nos escapamos del trabajo, le escondo las llaves de nuestra puerta a Richard para que no pueda entrar a nuestra casa y venimos a comprobarlo a las 10 a.m., así que organiza todo”.
Incrédulo pero con ganas de salir de dudas tomé acción y con un taladro perforé un hueco de una pulgada de diámetro que miraba hacia mi cama y compré e instalé el espejo especial requerido, la trampa estaba colocada.

Le comenté que a mi esposa que había comprado ese espejo para vernos hacer el amor y esa noche me porté juguetón incluso Gabriela estuvo bien afectuosa, nos fuimos a la cama y me dio una mamada de verga como ella lo sabe hacer y luego estando yo boca arriba se sentó sobre mi verga y me cabalgó un rato hasta su orgasmo, luego se la sacó y se la clavó en su culo hasta el fondo, me derramé con gusto en su intestino.

En la mañana salí informándole a Gabriela que regresaría en la noche pues la junta iba a ser larguísima, llegué hasta mi oficina y le dije a mi secretaria que llamara a casa a mi mujer, cuando pasó le pregunté un par de cosas inútiles, con la idea que estuviera segura que yo estaba en la oficina, salí y recogí a Mary en punto convenido y dejamos el auto a tres cuadras y entramos por la parte trasera a su casa, Mary me comentó:

-”Sabes que el sitio quedó bien ubicado, da buena perspectiva”, -”Cómo lo sabes?” -”Discúlpame lo que te voy a decir pero fue sin intención, solo estaba revisando el agujero, coincidió que cuando anoche me asomé, vi que culiabas con Gabriela, por cierto tienes una buena verga, sabes que nunca había visto en vivo una clavada.” -”No te puedo creer que me hubieras fisgoneado y menos clavándosela a Gabriela.” -”No sé de que te quejas, si tú me viste desnuda sin mi autorización.” -”Bueno ¿que viste realmente?” -”Todo, cuando Gabriela tomó tu polla y se la metió en el coño y luego se la pasó para el culo, pensé que no le iba a entrar, porque déjame decirte que tienes un vergón muy grueso, pero ella se lo comió todo, así que si tú me viste desnuda yo también te vi, o sea que estamos a mano.” -”No viste cuando me la mamó?” -”Eso se salió del campo visual, no pude ver la chupada”

Se sintieron ruidos en la alcoba y nos colocamos en el agujero y pude ver a mi esposa que salió desnuda del baño, realmente está muy buena a sus 34 años tiene una nalgas grandes y firmes, se perfumó el cuello, las tetas y los largos pelos castaños claros de su Monte de Venus, ya que solo se depila a los lados, se puso una bata y esperamos en silencio.

Como a los 15 minutos llegó el auto de Richard, aguzamos el oído y mi esposa le abrió la puerta, Mary estaba atenta mirando, solo se oía el susurro de sus voces, pero en un momento Mary me llamó en silencio con la mano, miré por el agujero viendo a mi mujer desnuda que estaba quitándole los pantalones a Richard, bajó sus interiores y sacó un oscuro garrote endurecido, la cabeza morada estaba medio pelada, sin pensarlo agarró el oscuro garrote y comenzó a lamerlo, chupeteó el glande y se metió medio palo en la boca, era más largo que el mío, por lo cercano que estaba, a menos de un metro detallé el venoso cilindro que en ese momento se tragaba mi esposa, Mary tomó mi lugar en el observatorio y pudo comprobar que la picha de su marido acababa de entrar en la boca de mi esposa, la zorra de Gabriela estaba degustando el trozo rígido y negro de su vecino y concuñado.

Por un momento me dio rabia pero había una morbosa condición en la situación. Mary seguía mirando y me susurró, -”Ya se la metió a tu esposa, se la tiene toda clavada en el chocho, si quieres mira”.

Tomé su lugar, efectivamente, Gabriela en cuatro patas le ofrecía su coño rosado y en posición de perrito se enterraba sincronizadamente el émbolo oscuro hasta sus bolas, se la sacó brillante de sus jugos vaginales y apuntó al hueco vecino, al rosado hueco del culo de mi esposa del cual yo pensaba solo era para mi uso, dejó entrar progresivamente la tranca de mi vecino, hasta las bolas llegó y lo sacó todo para nuevamente para sepultarlo, continuando con metidas cortas y suaves, el hijo de puta se estaba gozandoel ano de mi mujercita, llamé con un dedo a Mary, -”Tu marido sé esta clavando a mi esposa por el culo, míralo”.

Le cedí mi lugar y ella se agachó para comprobarlo, pero seguí mirando por encima de su hombro el espectáculo que nos ofrecían y con nuestras caras juntas mientras su trasero rozaba suavemente mi verga. Mary me comentó suavemente al oído, -”Sabes que Richard no me ha propuesto metérmela por detrás, pero por la cara de tu mujer se ve que está disfrutándolo.” Mary retrocedió y sus nalgas se posaron sobre mi picha que estaba templada, Mary giró la cabeza al sentir mi picha en su trasero, solo sonrío y seguimos mirando.

-”Gabriela tiene un hueco profundo. No te excita verlos culiarse?”, me susurró.

-”Hace rato tenia bronca, pero ya que se la culió que puedo hacer?. Pero sabes que sí, me arrecha el verlos darse con gusto con tanta calentura.” -”¿Por eso es que te siento la verga tan dura contra mis nalgas? -”¿Te molesta? -”No para nada, yo también me calenté, con los cachos que nos ponen esos desgraciados”. Aproveché para colocar mi trozo en el centro de sus nalgas, la tomé por las caderas y me apreté a su culo, acariciando sus nalgas, mi verga se sobaba a lo largo de la raja.

Hasta nosotros llegó el grito del clímax de mi esposa que gritaba: -”Dame más verga Richard, clávame fuerte, como me gusta tu trozo negro…dameeee! Al momento la verga de Richard aceleró los envites y enérgicamente agarraba por las caderas a mi esposa penetrándola hasta el fondo, Se alcanzaba a oír -”Gabriela que hoyo más rico tienes, mira como se come mi tranca, me fascinan tus nalgas tan blancas, ahí te va mi leche!”. Un gruñido acompañó la descarga de leche en el recto de mí cónyuge, descansó un momento sobre su espalda y cuando sacó la oscura picha aun goteaba el semen, Gabriela se giró tomándola se la chupó limpiándola de leche y siguió lamiendo sus bolas. Mientras yo en silencio frotaba mi palo endurecido de arriba abajo en la raja trasera de Mary, estaba que me derramaba mi leche.

Nuestros infieles cónyuges se acostaron y siguieron besándose un rato, salieron de nuestra visual suponemos que bañarse por el sonido de la ducha, al rato se oyó la puerta cerrarse y se fueron juntos.

Nos quedamos en silencio, hasta que Mary trató de sollozar, Yo dije, -”Quien sabe cuantas veces lo han hecho, viste como se la mamó enseguida, tienen tiempo de estar en estas. Y con la facilidad que se la metió por el culo, con razón últimamente le sentía el ano más dilatado, es que le da por el culo con frecuencia y se lo tiene bien abierto, ¿y ahora que hacemos?”

-”Creo que debemos filmarlos y presentarles las pruebas, así no podrán negarlo”. Dije, – “Bueno pero para eso voy a tener que agrandar el hoyo para que usemos una filmadora, en tu cuarto de herramientas tengo el taladro y deben haber brocas grandes”.

Mary me dice, -” Me voy a bañar, esta situación me ha calentado y hecho sudar, mientras tanto busca tus herramientas, para que termines de perforar la pared”. Se dirigió a la ducha y yo entré a buscar el taladro y las brocas, encontré el primero pero no las brocas, seguí buscando y como no los encontré, me devolví a la alcoba, estaba medio abierta la puerta y se me ocurrió que necesitaba un pretexto para volverla a ver desnuda, entré sin vacilar y Mary estaba desnuda de espaldas al lado de la cama secando su cuerpo, su piel oscura y húmeda estaba brillante, -”No encuentro las brocas” atiné a decir, contemplando abiertamente su cuerpo.

Mary se volteó, no hizo ningún gesto de esconderse, mirándome fijamente y siguió secándose, sus pezones estaban parados, metió la toalla entre sus piernas, secándose la peluda vulva.

-”Bueno por lo visto es mejor que me acostumbre a que me veas desnuda y si alguien merece verme en pelotas ese eres tú, por lo bien que te has portado conmigo, además ya me conoces toda, yo te buscaré las brocas.” Se puso la pequeña toalla que realmente tapaba solo la mitad de sus nalgas dejando sus tetas al aire y salió delante de mí con su culo portentoso, que me provocaba agarrar, seguí con mi vista el cadencioso movimiento de sus masas, ella volteó a mirarme y agarrando y palmeando una de sus nalgotas, dijo riéndose.

-”¿No sabias que me gusta andar en cueros en casa? Kemy mi hija y yo nos hemos acostumbrado a estar desnudas en casa, es tan cómodo. Esto fue lo que viste ayer, verdad, ¿no están tan mal, verdad?”, Se quitó la toalla quedando totalmente desnuda y la puso sobre su hombro.

En ese momento me di cuenta que se estaba exhibiendo para mí. Sus dos tapas carnudas se movían al caminar, -”Tienes un culo precioso”, le dije mientras la seguía. Ella lo agradeció con una sonrisa. La situación había dado un giro inesperado y nunca había experimentado una situación tan morbosa, mi verga era un riel.

Llegamos al cuartito de herramientas, tomó una banca y se subió a ésta para alcanzar el entrepaño superior, las nalgas quedaron a la altura de mi cara, mientras yo al pie miraba por entre sus piernas, quería ver desde atrás nuevamente sus labios internos, hasta que por simular ayudar le dije, -”Te ayudo?, -” Bueno, no me dejes caer.” respondió.

Agarré sus dos nalgas, una con cada mano y por primera vez toqué sus nalgas firmes, puse mis dedos pulgares casi enfrentados en su raja, Mary levantó su cola aceptando tácitamente mis toques y previendo mi intención. Suavemente metí ligeramente los dedos en la canal, comencé a abrirla lentamente, lo primero que vi fue nuevamente su ano, las oscuras estrías del culo y su pequeña bolita de carne, atrás los labios velludos y entre ellos vi una brillante humedad que antes no estaba.

Definitivamente mi hermana estaba arrecha y no era para menos, por que también mi verga me dolía de lo excitada. Acerqué mi cara lentamente a sus nalgas y puse mi mejilla sobre la raja, el contacto y el olor de su piel me dio escalofrío, desde su altura Mary vio mi acción pero simuló seguir buscando.

Sobaba sus carnudas masas cuando levantó una caja y dijo “Aquí está tu famosa broca”, al tiempo que se giraba, y su coño quedó exactamente enfrente de mi cara, el olor característico de coño excitado me llegó, cuando miré el ángulo abierto de sus muslos se podía ver lo brillantes que estaban los labios, Mary observó mi mirada morbosa fija en sus largos pendejos y me dijo de pie aún sobre la silla: -”Ya que estas ahí con mi concha al frente y olvidándote de que eres mi hermano, ¿crees que Richard tiene que buscar más y debe cambiarme por otra?, En tu concepto ¿que tal me ves como mujer?” Puse una mano en su muslo al lado de la ingle y luego con el dorso acaricié su velludo monte, agachando la cabeza para ver entre sus muslos.

-”Tienes un cuerpo divino y Richard nada debe buscar por afuera. Eres una hembra deliciosa. Estás como para comerte a besos, comenzando por aquí”, dije clavando mi mirada en su abultada concha.

-”Veo que sigues con la curiosidad de verme la vulva, así que si ya viste algo termina de conocerme “, con sus dedos abrió los labios de su conchita y de verdad sus labios menores no era nada menores, como dos cortinas moradas y brillantes de jugos bajaban entre los pelos húmedos. Metió su dedo tocando las gotas que bajaban.

-”¡Estoy toda mojada!”.

Le dije “Oye de verdad que labios tan largos, ¿te lo puedo detallar?” Se bajó de la silla y dijo, “Vente a la cama para que veas mejor lo que quieres ver”. Ahora caminó rápidamente a su alcoba y me dice ” Yo también quiero terminar de ver algo”

Entramos a su cuarto y se sentó en la cama, “Me puedes revisar como quieras, pero primero desnúdate quiero verte esa verga que parece que va romper tus pantalones, la vi un poco cuando culiabas con tu mujer y solo te la sentí en mi culo, yo nunca he visto una polla blanca de cerca, todos mis novios fueron negros” Bajé mis pantalones y me quedé en slips, la cabeza se salía por un lado, lo terminé de correr a un lado y saqué mi vara que con sus 18 cm no se podía parar más.

-”Ramiro la tienes casi tan larga como Richard pero más gruesa y eso que él se enorgullece de su tranca, pero quítate todo, tú me ves en pelotas completamente y yo quiero que estés igual.”, Me saqué los interiores y me planté frente a ella, con mi verga apuntándola a la cara, -”Si quieres agárrala y pálpala definitivamente a estas alturas olvidémonos que somos hermanos”, le dije.

La tomó y le peló la cabeza, – “Que roja tienes la cabeza y como se te ven las venas de hinchadas, sobre todo ésta, arriba, de veras parece una gran chupeta, te la puedo chupar?. Para que disimulo más, ya te diste cuenta que me tienes muy arrecha.” No acabó de decirlo, cuando puse mi glande en su boca y sus gruesos labios abarcaron la cabeza de mi polla, la tragó hasta la mitad, sentí su lengua girar alrededor del glande, tomé su cara y la saqué y la volví a meter, repetí dentro de su boca suavemente la operación, ella se retiró y comenzó a lamerla por los lados, hasta que agarró mis pelotas y las metió en su boca, me dice:

-”Que rica te sabe la picha. Termina ahora con tu curiosidad, conóceme todita”. Se acostó sobre su espalda y levantó sus rodillas hasta los hombros, quedando completamente despatarrada, con su vulva expuesta. ¡Que coño mi madre! Los negros y peludos labios eran diferentes a lo que conocía, abultados y con el vello enrollado en pequeños rizos cubrían todo el borde y los deseado labios menores entre ellos, los separé con mis dedos, el clítoris estaba hinchado y su gruta de color morado, vi la profundidad de su cueva, derramando jugo que corría hacia el canal trasero donde brotaba la carnosidad de su ano.

-”Te voy a lamer tu concha, ¿puedo?.

-”Estoy esperando que me hagas lo que quieras, pero rápido” Cuándo bajé mi cara hasta su abultada concha, Mary separó al máximo sus muslos, lamí su hendidura, me metí sus labios interiores en mi boca y los chupé, ¡que sabor! diferente, ¡que olor! penetrante… Lamí y lamí y lamí su raja. El clítoris estaba durísimo, la punta de mi lengua, lo acarició repetidamente. Subí una mano y comencé a sobar sus tetotas.
Mary me separó la cabeza de su concha y me miró a los ojos, -”Hermanito, ya es hora que me claves, métemela que te necesito dentro”.

Me subí a la cama levanté sus piernas hasta mis hombros y poniendo la punta de la verga entre los labios, la empujé, se deslizó hasta el fondo, que extraña se veía mi blanca verga sumergiéndose en la cueva negra bordeada de pendejos enroscados que se tragaba sin restricciones la dura vara, la saqué completamente y la volví a sembrar. Las pieles contrastaban, la tersa tez morena y el bronceado de mi pálida piel.

Me pasó las piernas alrededor de la cintura y sentí sus talones en los riñones, la clavé a fondo, me arqueé buscando sus tetas y me metí un pezón en la boca y lo chupé y mordí, mientras sepultaba mi verga en la babeante gruta de mi hermana, sacándola y metiéndola acompasadamente, sus entrañas eran suaves y calientes y muy jugosas, mirándome a los ojos se empezó a venir ” Ay …Ay… La verga tuya es de lo mejor, mátame con tu palo, Papito…papito…ahora si eres mi gran amigo, puedo decir que te llevo muy dentro….Ya eres y serás mi amante… Me vengo,…así… así… Ohhhhhhh.”. Me apretó con sus piernas clavándome dentro de su vagina y se derrumbó.

Era mi turno, levanté sus piernas hasta que sus rodillas tocaron sus hombros, mi picha entró en el negro túnel, y empecé a bombear, solo miraba como su dilatado chocho con sus pelos mojados se comía el bate blanco y grueso con la mayor facilidad, inició la rotación de sus caderas, mi semen anunció su salida. “Mary culeame, culeame, Me derramo!”. La leche entró a chorros, seguí moviéndome. Que delicia, su vulva me aprisionaba y exprimía la picha.

-”Ramiro, Bésame en la boca”, me dijo Suavemente besé sus labios gruesos y carnosos, metió su lengua un poco en mi boca, jugueteé con sus tetas y me bajé de su cuerpo, estábamos sudados y jadeantes.
Mary se sentó en la cama y me dijo:

-” Ahora somos tan infieles como nuestras parejas, con la ventaja que nosotros lo sabemos y ellos no, claro que nos faltan las pruebas. Te propongo que mientras tanto culiaremos todo lo que podamos y por cada polvo que ellos hagan nosotros haremos dos, así que para comenzar chúpame la pepita de nuevo para tratar de emparejar la cuenta pendiente que nos tienen nuestros queridos esposos y claro que cobraremos los intereses. Además no sabia que mi hermano era tan buen polvo así que será un gusto manejar esta cuenta.” Me quedé satisfecho ante tal lógica, y pensé,

-”Que más da ya que se culeen aGabriela, ojalá que Richard haya fornicado con mi esposa mucho y lo siga haciendo, para que la cuenta por cruzar sea grande” Apenas acababa de iniciar la segunda cuenta pendiente con mi cara entre las piernas de mi hermana y ahora mi amante. Me va a gustar seguir cobrando encima de esta morena despampanante.

Bueno luego conversamos ahora estoy degustando una jugosa y velluda fruta, luego vendrá el fruncido ano de mi hermanita, así que estaré ocupado.

Bueno pero el cabrón del Richard deberá pagar los intereses creo que la cuenta de cobro llegará a través de su hija, mi media sobrina.

About these ads