Mi hija llegó a visitarme y ver cómo estoy ya que mi esposa se fue de viaje fuera del país por un par de semanas. Las dos hijas que tengo siempre buscan “cuidarme” para que no me falte nada, aunque no necesito en realidad que lo hagan. Pero con la hija menor, nos buscamos siempre. Ese secreto que tenemos los dos es tan delicioso, que siempre buscamos estar juntos.Bueno, ella con el pretexto de venir a verme, llegó desde la ciudad donde vive. Por supuesto, trajo a los hijos, pero los dejó con la abuelita paterna, ya que ellos querían verla, y llegó sola a casa. Como esa noche llegó muy cansada y ya bastante tarde, lo único que hice fue prestarle un pantalón de pijama y una playera para que durmiera cómoda, y se fue a dormir.

Al día siguiente, yo me levanté temprano, antes de que ella despertara. Hice café, y le subí a ella una taza. Pero estaba dormidita, y entonces, como cuando era una chiquilla, me acerqué a ella, y empecé a acariciar su espalda con un masaje más o menos firme para que despertara poco a poco. Nada más se desperezó un poco, y se estiró, así como estaba, boca abajo, y se quedó quieta, esperando que yo siguiera. Y lo hice; empecé a sobar un poco más fuerte su espalda, masajeándola, y me di cuenta que no tenía brassier, mismo que hizo que mi pene se parara como bate. Quité la cobija y la dejé cubierta con la sábana, pero eso me dejó ver que tampoco tenía el pantalón de pijama, que la playera que le había prestado estaba enrollada a la altura de su cintura, no cubría sus nalgas. Seguí con mi ceremonia de masaje, pasando mis manos desde la nuca hasta debajo de su espalda, y por sus costados, en donde quería yo alcanzar sus pechos. Luego seguí con sus piernas, y se las abrí un poco, para poder seguir con el siguiente paso, que fue pasar mis manos por adentro de sus piernas, subí por las nalgas, para verificar que en efecto no tuviera calzoncitos, y seguí subiendo por el costado, ya claramente buscando sus pechos. Ya te conté que los tiene grandes, y que sus nalgas están de buen tamaño, y que en un tratamiento que se hizo, quedó totalmente depilada, así que, me imaginaba ya muchas cosas. En fin, regresé a sus nalgas, pero metí la mano por adentro de la sábana, y bajé por sus muslos. Ella por supuesto ya estaba despierta, pero dejándose hacer. Separé un poco más sus muslos, y ella me ayudó, los abrió bastante, lo suficiente para que yo pudiera ver y alcanzar su vulva. Precisamente eso hice, pasar mi mano por ella, buscando separar los labios con uno de mis dedos, y de nuevo subí por sus nalgas, las cuales había descubierto ya, pero pasé por el medio, y volví a bajar despacio, tratando de alcanzar su culito, el cual acaricié con movimientos circulares. Ella ya gemía cada vez que le acercaba mis manos a su coño, y paraba un poco más las nalgas. Esa ha sido una costumbre muy de ella: las para en cuanto siente cerca una mano que acaricie sus nalgas o su vulva.

Así estuve un buen rato, y cuando ella ya gemía bastante, bajé más mi mano, y separé con dos dedos sus labios, y de inmediato la penetré con mi dedo medio, su coño, estaba ya muuuy mojado. Ella gimió y se abrió más, lo que aproveché para meter un segundo dedo, buscando que se calentara más. Para esto, su movimiento de culo, hacía que mis dedos, sin mover la mano, entraran y salieran de su coño. Me subí en la cama, tratando de subirme a ella, y le acerqué mi verga, para poder montarla y penetrarla, pero me gustó ponérsela en su culito, que había estado acariciando con movimientos circulares, y que por los gemidos, era obvio que le gustó. Subí mis manos a su espalda, tratando de masajearla, pero también acercando mi verga cada vez más a su coño. Cuando el glande se escondió entre los labios de su vulva, paró su culo y tuvo una serie de espasmos, un tanto ruidosos sus gemidos, pero no cabe duda que su orgasmo fue muy placentero. Poco a poco, como siempre lo hago, fui penetrándola, hasta metérsela toda, cuando ya mis manos habían alcanzado sus pechos, jalé un poco su torso para poder tocar sus pezones. Me gusta pellizcarlos un poco, y a ella también. Le pedí que se volteara de frente, y ya acostada boca arriba, le subí la playera, para poder mamar sus pechos, eso me encanta, y a ella también. Mamándola, acerqué mi verga de nuevo a su coño totalmente depilado, abrí sus piernas con mis manos, y de un solo empujón se la metí hasta el tronco. Siempre me ha dicho que le gusta sentir un pene entrando en su coño de manera vertiginosa. Así estuvimos un buen rato, y luego decidí visitar su pequeño botoncito, el cual me encanta mamar, y me gusta jugar con mi lengua y él. Eso fue una de las primeras cosas que hice con ella, y ella siempre ha pedido que lo haga. No lo dice, me empuja hacia abajo para que lo haga. Tiene un sabor delicioso, y luego de un rato, me pide que le dé un dedo para que ella pueda chuparlo y probar sus juguitos, dice que le gusta ese sabor. Después la volví a penetrar, abriendo sus piernas, y tomando sus brazos muy abiertos, para que no pudiera moverse, y así sometida, nos vinimos juntos. Nos bañamos, nos arreglamos y decidimos salir a la calle.

Ella se puso una falda un tanto amplia, pero arriba de la rodilla, y una blusa escotada, que deja ver una buena parte de sus deliciosos pechos. Bajando las escaleras de la casa, pude ver buena parte de sus piernas, y metí mi mano bajo su falda, para sentir sus muslos y sus nalgas. Me gusta tocarla y esa fue una deliciosa oportunidad, me excita que me deje hacerlo. Bueno, eso me gusta, sobre todo cuando no trae más que una de esas tanguitas de hilo dental que usa, apenas cubre sus labios vaginales y ya. Nos fuimos primero a desayunar rico, y después, como se lo había prometido, la llevé a la sala de masajes a donde voy más o menos seguido. Realmente no es una sala de masajes serios, porque las chicas te ofrecen que al final, por una pequeña propina, te dejarán perfectamente relajado, ya que, después de que te hacen el masaje, acarician tus partes íntimas y terminan masturbándote de manera deliciosa. Bueno, le había prometido a mi hija llevarla, y llegamos a nuestra cita a la hora que habíamos convenido. Yo le comenté a una de las chicas que me la dejaran bien prendidita, y ella me preguntó que si era mi amiguita. Le dije que no, y luego le conté mi relación con mi hija. No se lo podía creer, pero me dijo que yo era muy libidinoso y calenturiento por estar queriendo con mi hija, a lo que asentí, y le dije que mi hija también, pero que a nosotros nos parecía natural. Bueno, me preguntó si yo pasaría con ella al masaje para ver cómo lo hacía, o si esperaría afuera. Le dije que cuando empezara me avisara y ya entraría. Me preguntó si “conocía” a mi hija, y le dije que sí, que se la encontraría totalmente depilada, sin un vello en todo el cuerpo, y que en uno de sus pechos encontraría un lunarcito. En fin, le pedí que la tratara muy bien, y que se llevaría una buena propina de mi parte. Después de un buen rato, me llamó y me pidió pasar, en voz baja, lo hice y me coloqué en un rinconcito para ver cómo trataban a mi hija. ¡Delicioso! Es la segunda vez que veo cómo una mujer la masajea, y me parece tremendamente cachondo. Sobre todo, cuando abren sus muslos para masajearlos, mi hija es muy cooperativa, se deja hacer y le gusta. Gimió cuando la chica acercó sus manos con aceite muy cerca de su vulva, dejándolas ir descuidadamente hasta ella, pero volviendo de inmediato a las piernas, y más rico cuando subió a sus nalgas, que masajeó con movimientos circulares, de tal manera que las abría y las cerraba, dejando ver su culito y su vulva, porque cada vez era más y más lo que las abría, antes de llegar a la espalda, que en realidad, lo que hacen es tratar de tocar los pechos por los costados. Mi hija ya estaba muy caliente cuando le pidió que se volteara, y le comenté que allí estaba yo, y que me iba a salir para que se sintiera cómoda. Su único comentario entre lo sofocada que estaba fue que no se había dado cuenta cuando entré. Bueno, me salí para dejarlas, a mi hija para que pudiera estar muy a gusto, y a la chica, para que pudiera hacer su “trabajo” sin interrupciones. Además, para incrementar mi morbo.

Un rato después me contó que la chica había seguido con el masaje, primero en los pies, que le había gustado mucho, luego siguió en las piernas, pero subió de inmediato al estómago, en donde, entre plática y broma, jugó con su ombligo, y que después de algún comentario de que tenía muy bonitos pechos, subió despacio hacia ellos y con mucho aceite, empezó a masajearlos con mucha suavidad, pero que ya no era un masaje, sino que estaba en realidad llegando hasta los mismos pezones. Y mi hija dice que se los tomó, los pellizcó, apretó y luego, empezó a bajar poco a poco una mano, mientras la otra siguió masajeando sus pechos, pasando de un pezón a otro. Cuando llegó a su pubis, le dijo que le gustaba mucho que tuviera su cosita depilada, y que tenía unos labios bastante “carnositos”. Y que se los había separado y en un segundo estaba masajeando su clítoris, y metiendo uno, dos, tres dedos dentro de su vagina, hasta que hizo que tuviera un orgasmo. Luego la chica le preguntó si en realidad era yo su papá, y muy morbosamente la asaltó con preguntas, que qué hacía yo con ella, que si le gustaba, que cómo lo hacíamos, que… Por supuesto, mientras le preguntaba seguía sobándola y acariciando sus pechos y su vulva. Dice mi hija que esa chica sabe tratar muy bien a otra, y que sabe dar placer. Pero también me comentó que es tremendamente morbosa, por el montón de preguntas que le hizo. Incluso le preguntó si yo le había bajado ya, o si ella me había mamado, a lo que mi hija le contestó que eso es algo que a ella le gusta mucho: “tomar su biberón”. En fin, mi hija salió de allí totalmente eléctrica, y aceptó que fuéramos a un sex shop que está en el área de satélite a comprar algún juguetito, pero finalmente ella no se bajó del carro. Así que le compré un “sub” que es una especie de huevo grande, que vibra y da una especie de toques, como los que dan los aparatos para adelgazar. Así que cuando llegué al carro, le dije que se lo pusiera de una vez cuando estuviéramos en la cafetería. (Del masaje íbamos a tomar un café cerca de la casa). Ella aceptó y nos fuimos a tomar el café. Después de un rato, se fue al baño, y cuando regresó me dijo que ya lo traía puesto, y que traía el control ya por la cintura de la falda. Me dijo que había probado un poquito el vibrador, y que estaba bien rico, que lo otro no se había atrevido. Bueno, estuvimos un rato allí, y yo entre que quiero y no quiero, tomé el control, y lo conecté, y ella me dijo que no lo hiciera, porque la iba a delatar ante las personas asistentes. Yo le dije que ya había visto que unos muchachos estaban viéndole las piernas desde hacía rato, por el tipo de falda no se podía cubrir totalmente, así que, de cualquier forma que se sentara, estaría enseñando piernas. Eso nos hizo reír, pues a ella le gusta que la vean, es un poco exhibicionista, y por eso no le importa mucho desnudarse cuando le dan masaje por ejemplo. Aunque no tiene un cuerpo de diosa, y es chaparrita, tiene un cuerpo apetecible, las piernas las tiene un poco gruesas, y los pechos son grandes, buenas nalgas, paradas. Diría que es culoncita por su estatura, y pensaría que por chiquita no aguanta mucho, pero desde chiquita pudo con toda. Dicen que las mujeres que tienen el pie chiquito, tienen la vulva grande y profunda. Así es mi hija, y ya pude en una ocasión darme cuenta que sí puede aguantar bastante. Ya te conté de un masajista de su ciudad. Allí dejó que los muchachos se dieran gusto viéndole las piernas.

Bueno, allí estuvimos un buen rato, y sí accioné el aparatito varias veces, y varias veces ella se estremeció con la vibración dentro de su vagina. Cuando accioné el otro botón dio un salto, y me dijo que era una sensación muy distinta, que contrae todos los músculos y la hace saltar, pero que es delicioso, que así con tres o cuatro, tendría un orgasmo. Ni corto ni perezoso, allí van cuatro, cinco, seis, y veo cómo se pone chapeada y colorada, y empieza tener un orgasmo, cierra las piernas con fuerza, y se derrite en el sillón. Cuando ella tiene un orgasmo, pone cara de gozo, parece una putita, para los labios, como queriendo tener un pene en ella, y pone cara de morbosa y cachonda. En fin, ya no hicimos más porque me dijo que se iba a mojar toda, y con los calzoncitos que traía, no iba a poder aguantar mucho, así que nos regresamos a la casa. En el carro le pedí que me dejara hacerlo de nuevo, y me lo permitió, pero allí le puse el vibrador y el segundo botón de toques. De la cafetería a la casa tuvo al menos tres orgasmos, los tres tremendos, se abrió de piernas, se acostó en el asiento, y tuve la oportunidad de ver sus calzoncitos, totalmente metidos entre sus labios, empapados. Le metí dos dedos, y toqué el “sub”, adentro de su vagina, y sentí cómo vibraba adentro de ella. En fin, movía las caderas para adelante y para atrás, y gemía como loquita. Le comenté que me gustaba verla así como una putita, y que me gustaba que fuera tan cogelona, tan caliente y tan depravada, porque de esa manera yo podría enseñarle todo lo que nos diera placer. Ella me pregunto: ¿maas?, y le dije que tendría un par de ideas en mente todavía, y que ya veríamos si las llevábamos a cabo. Cuando llegamos a casa, no bien cerramos la puerta, le encendí de nuevo el Sub, para que lo sintiera vibrando, pero en lo más fuerte, ella apenas subió las escaleras, y yo por atrás iba tocándole las nalgas, tratando de meter mis dedos entre ellas. Luego, la desnudé, y le pregunté cómo le había ido con la masajista, en ese momento fue que me contó todo lo que le hizo, y por supuesto eso subió aún más su calentura y la mía. Y nos dimos a la tarea de encender su nuevo juguete, y hacerla gozar, gimiendo y retorciéndose en la cama, hasta que después de tres o cuatro orgasmos me pidió que le diera “biberón”, que es que quiere mamarme. Yo le di mi verga para que mamara, y así estuvo un buen rato, lamiendo y mamando hasta que le pedí que parara porque me iba a venir.

Le pedí que se sacara el Sub, que en realidad parece un huevo, sólo que un poquito largo como salchicha, y le dije que la iba a amarrar para hacer yo lo que quisiera con ella. Ella se dejó, la amarré a la cabecera de la cama, le abrí las piernas, las amarré también, después de ponerle una almohada en las nalgas, para parar más su pubis, y luego me di a la tarea de lamerla toda, mamar sus pechos, y mamar los labios vaginales, hasta ponérselos rojos, y su clítoris, buscarlo, mamarlo para que se pusiera durito. Le metí hasta cuatro dedos en la vagina, luego le volví a meter el Sub para que tuviera otro orgasmo, y finalmente acerqué mi verga a su vulva, y la penetré poco a poco, hasta el fondo. Por supuesto que mi hija estaba que se moría de calentura, y le dije que me vendría pronto dentro de ella, y me pidió que lo hiciera, porque quería sentirme viniéndome en ella. Bueno, eso hicimos y nos quedamos medio dormidos, no sin antes desatarla y comentarle que era bien putita, pero que así me gustaba, y que yo estaba encantado cogiendo con ella, porque era muy cachonda.

No terminamos allí, pero ya es muy noche. Seguiré con esto mañana

About these ads